CONSEJOS PARA EL MAL OLOR EN LA PARTE ÍNTIMA.

CONSEJOS PARA EL MAL OLOR EN LA PARTE ÍNTIMA.

Muchas mujeres están conscientes del olor de su parte intima. Al igual que la boca, la piel y otras zonas del cuerpo, la parte intima tiene una fragancia única.

La alimentación, la salud, así como otros factores pueden afectar el olor natural, que no es necesariamente un mal olor. No es ni sano ni seguro tratar de eliminar el olor vaginal. De hecho, hacerlo puede provocar infecciones que terminen causando un olor desagradable.

En este artículo discutiremos algunas estrategias que pueden disminuir de manera segura el mal olor vaginal y abordar las causas médicas subyacentes.

Tipos de olor vaginal

Es común que las mujeres se sientan avergonzadas o cohibidas por su olor vaginal. Estos sentimientos negativos pueden afectar su autoestima e imagen corporal.

Sin embargo, es normal que la vagina tenga un leve olor rancio. De hecho, las investigaciones sugieren que ese olor se debe parcialmente a las feromonas que pueden aumentar el atractivo sexual y comunicar sutilmente información acerca de la fertilidad.

El olor se modifica con los cambios hormonales durante el embarazo, la menopausia y el ciclo menstrual. Así que, cierto olor leve no debe ser motivo de preocupación. Algunos otros olores, no obstante, son un indicativo de que hay que consultar con el médico.

Los olores que generalmente se consideran olor vaginal pueden originarse en cualquier parte del área de la ingle femenina. Pueden provenir de infecciones vaginales, donde el olor en realidad se origina en la vagina, o puede provenir de la piel debido a la falta de higiene o otras razones.

Olor a pescado en la vagina

La vaginosis bacteriana (VB) es la infección vaginal más común entre las mujeres en edad fértil. Cuando algo altera la química compleja de la vagina, se puede producir un crecimiento descontrolado de bacterias que ocasionan un olor a pescado.

Algunas mujeres que tienen VB experimentan otros síntomas, como picazón o ardor, similares a los que se pueden sentir en una infección por hongos. Sin embargo, para muchas mujeres, el olor es el único síntoma. Los antibióticos recetados pueden tratar el problema.

Los hábitos saludables también pueden disminuir el riesgo de VB. Estos incluyen:

Evitar las duchas vaginales, que alteran el delicado equilibrio del pH de la vagina.

No usar productos con perfume o sabor en la vagina o en el área de la vulva. Los perfumes y otros productos, como los tampones perfumados, pueden alterar la química vaginal y ocasionar VB.

Limitar el número de parejas sexuales y tener relaciones sexuales con protección. Mientras la VB no es una infección de transmisión sexual (ITS), tener muchas parejas sexuales puede alterar el equilibrio de las bacterias en la vagina, causando VB.

Olor vaginal dulce o similar a la cerveza

Un crecimiento excesivo de hongos puede producir un olor dulce similar al olor de la miel o las galletas. La vagina también podría tener un olor parecido al de la cerveza, harina o pan.

Algunas veces, el olor es agrio, pero también puede ser agradable. Las infecciones por hongos usualmente vienen acompañadas por ardor intenso, picazón o sensación de resequedad. Tienden a empeorar con el tiempo y es posible que algunas mujeres noten un flujo parecido al queso cottage.

Las personas pueden tratar estas infecciones con medicamentos de venta libre. Sin embargo, una mujer que está experimentando su primera infección por hongos debería conversar con su médico para descartar otras causas.

Muchas de las medidas que previenen la VB, como evitar los productos perfumados y nunca tomar duchas vaginales, también pueden prevenir el crecimiento excesivo de hongos. Otras estrategias incluyen:

Tomar antibióticos solamente cuando sea necesario: en algunas mujeres, los antibióticos destruyen las bacterias vaginales, desencadenando el crecimiento de hongos en la vagina.

Evitar el sexo oral con personas que tienen candidiasis oral.

Mantener la zona vaginal relativamente seca: ya que los hongos se proliferan en un ambiente húmedo. Secarse con una toalla después de bañarse o ducharse, y evitar sentarse en trajes de baño o ropa interior mojada.

Otros olores

Los cambios hormonales durante la menopausia pueden alterar el olor de la vagina y resecarla.

Algunas ITS, especialmente la tricomoniasis, pueden también alterar el olor de la vagina. Cualquier cambio en el olor vaginal, en especial si es fuerte y desagradable, es un indicativo de que hay que consultar con un médico. No se recomienda el uso de perfume para disimular el olor.

Higiene Las prácticas seguras y cuidadosas de higiene vaginal pueden disminuir el mal olor en la vagina. Algunas estrategias incluyen:

Limpiarse de adelante hacia atrás: esto evita que la materia fecal llegue a la área genital vagina.

Orinar inmediatamente después de tener relaciones sexuales.

Usar un jabón suave y sin olor solamente en el área de la vulva. Insertar el jabón dentro de la vagina puede alterar el pH vaginal, ocasionando infecciones y un olor fétido. Hay una variedad de productos sin olor que se puede comprar en línea.

Cambiar la ropa interior diariamente o cuando esté sudada o manchada.

Lavar la ropa interior con productos sin aroma.

Evitar las duchas vaginales, que alteran el delicado equilibrio del pH de la vagina.

Lavar la vulva con agua si tiene un olor desagradable. Las mujeres también pueden usar un paño para limpiar cuidadosamente la zona, eliminando el sudor y otras fuentes de olor.

Productos menstruales

Algunas mujeres notan olor vaginal más fuerte cuando tienen su ciclo menstrual; otras sienten un olor metálico, y otras uno similar al amoníaco.

Algunos productos menstruales atrapan el olor, agravando este efecto. Para disminuir el olor:

Intenta usar productos internos. La humedad de las toallas higiénicas y de las toallitas de tela reusables puede contribuir al mal olor. Sentarse sobre una toallita húmeda también puede provocar una infección. Los productos menstruales internos, incluyendo las copas menstruales se pueden comprar en línea.

Cambia los productos menstruales con frecuencia.

Cómo las relaciones sexuales pueden influir en el olor vaginal.

Algunas mujeres notan un fuerte olor a pescado inmediatamente después de tener relaciones sexuales, lo que es un signo revelador de una vaginosis bacteriana. Otras notan un olor menos distintivo.

Algunas veces, las interacciones entre el semen y los fluidos vaginales pueden ocasionar mal olor vaginalvulvar. También algunos lubricantes pueden cambiar el pH vaginal y el olor que esto conlleva.

3 comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *