EVITAR ALIMENTOS PARA EL NERVIO CIÁTICO 

Tratándose de una inflamación, es muy importante evitar o reducir el consumo de aquellos alimentos que actúan como anti-nutrientes para el organismo o que promueven la inflamación.

  • Toma de 8 a doce vasos de agua simple al día.
  • Cuando tengas síntomas elimina por completo las carnes rojas.
  • Evita el consumo excesivo de quesos y otros productos lácteos.
  • Evita las bebidas cafeinadas, energéticas o endulzadas artificialmente.
  • Evita los alimentos procesados como postres, helados, margarinas, harinas blancas, azúcar, refinada, aceites de soya, canola o vegetal, dulces, enlatados, comidas pre empacadas, etc.
  • Elimina el consumo licor y tabaco.
  • Cambia la sal refinada por sal de mar de calidad, estas por lo general contienen trazos de minerales, sin llegar a un consumo excesivo de sal

Seguir estas recomendaciones alimenticias, además de ayudarte a disminuir los molestos síntomas de la inflamación, mejorará tu digestión, el aspecto de la piel, a tener un peso saludable, a mejorar la concentración y retención mental, a incrementar la libido y sobre todo ayuda a prevenir otras enfermedades.

Recuerda que siempre debes recurrir a un profesional para obtener un diagnóstico adecuado y así saber cómo tratar el problema de manera más efectiva y segura. En caso de que ya padezcas dolor ciático, sigue nuestros consejos para mejorar tu dieta, haz ejercicios sencillos y comenzar a usar aparatos como Cordus y Sacrus u otros tratamientos. Revisa otros de nuestros artículos.

Las causas de la ciática son muchas. Desde la presencia de hernias discales en la zona lumbar de la columna, embarazo, tensión muscular, degeneración de los discos, hasta también otros factores como la edad, el peso corporal, el estilo de vida, la higiene postural.

A continuación una breve lista con ejemplos de los ALIMENTOS altos en estos NUTRIENTES:

  1. Vegetales Crucíferos
    Brócoli, coliflor, col, coles de bruselas, espárragos, berro, rábanos, nabo, etc. Se recomienda prepararlos al vapor y aderezados con un buen aceite, si es posible de calabaza, que también es alto en magnesio, jugo limón y hierbas aromáticas. También puedes preparar cremas y sopas, si es posible evita productos lácteos de origen animal, sustituyelos por leche o crema de coco.
  2. Hortalizas de hoja verde
    Acelga, espinacas, berros, rúcula, arúgula, etc. Es recomendable que las prepares al vapor o salteadas, para hacer que los nutrientes sean digeridos más fácilmente por el organismo. Variedad de lechugas de hoja verde, col china, col, etc. Prepara deliciosas ensaladas acompañadas de otros vegetales, semillas, nueces y aderezos.
  3. Frutas
    Higos, plátanos, frambuesas, sandía, fresas, moras, maracuyá, aguacate, etc. Los especialistas recomiendan que las consumas como un snack entre comidas o bien que prepares batidos y jugos.
  4. Granos, Cereales y Semillas
    Lentejas, frijoles, quinoa, cereales de grano entero fortificados, semillas de calabaza, almendras. Se recomienda que las semillas deben remojarse mínimo 8 horas antes de consumir, para desactivar el ácido fítico. Los frijoles y garbanzos deben remojarse toda una noche antes de cocinar.
  5. Pescados
    Salmón, Fletán (halibut) y Mejillones.
  6. Especias
    Cúrcuma, jengibre, fenogreco, pimienta roja y negra, clavo, comino negro, cilantro, albahaca, canela, orégano, etc.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *