LA FIBROMIALGIA: LA ENFERMEDAD DE LAS EMOCIONES NO EXPRESADAS

Algunos especialistas denominan a la fibromialgia “La enfermedad de las emociones no expresadas”. Esto se debe al hecho de que a menudo, las personas afectadas por esta enfermedad reprimen sus emociones, conteniéndolas de tal manera que no dejan fluir de manera natural mediante palabras o acciones.

Nuestros estados emocionales pueden favorecer todo tipo de enfermedades: hipertensión, disfunciones cardíacas o trastornos nerviosos de diferentes tipos. Las distintas dolencias pueden contribuir no sólo a transformar nuestra salud física, sino también a facilitar la curación a un nivel más profundo.

La fibromialgia se caracteriza por dolor musculoesquelético generalizado y sensación dolorosa a la presión en unos puntos específicos (puntos dolorosos). Este dolor se parece al originado en las articulaciones, pero no es una enfermedad articular.

La fibromialgia es frecuente, la padece entre el 2% al 6% de la población, sobre todo mujeres. Puede presentarse como única alteración (fibromialgia primaria) o asociada a otras enfermedades (fibromialgia concomitante). El secreto está en descubrir y comprender los mensajes que encierran los desórdenes físicos para poder conocernos y vivir mejor.

Cuando una persona padece fibromialgia, no maneja sus emociones o pensamientos de manera eficiente. No hay discurso o acción física que le permita liberar toda esa energía.

-¿Cuáles son los síntomas más comunes?

-La fibromialgia tiene un gran abanico de síntomas, el principal es el dolor músculo-esquelético generalizado, con rigidez y fatiga, que viene acompañado por una disminución de la concentración y la memoria, insomnio, colon irritable, vejiga irritable, dolores de cabeza, ansiedad, síndrome de piernas inquietas, dolor torácico, fuertes y dolorosas menstruaciones, disminución de la visión, calambres, etc.

Por este motivo los trastornos depresivos debilitan nuestro sistema inmunológico, mientras que la armonía y el bienestar expresados ​​a partir de sentimientos como la alegría o el enamoramiento, lo fortalecen.

Para entender esta conexión, antes tenemos que reconocer que la mente y el cuerpo son un todo ”. Normalmente, consideramos al cuerpo como un “envase” que nos acompaña, que debemos cuidar y que cuando se daña deban llevar al médico para repararlo. “Lamentablemente esta visión es muy limitada.

Fibromialgia La enfermedad de las emociones no expresadas. Consejos para sanar.

Gracias por visitarnos, recuerda compartir con tus familiares y amigos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *