MALA CIRCULACIÓN

Por supuesto, la sal no es lo único que hay que reducir de la dieta para gozar de una buena circulación. También es necesario disminuir el consumo de grasas saturadas y azúcares y, bebidas como los refrescos de cola, que también promueven la retención de líquidos.

Para mantenernos activos y bien alimentados, sin dejar de lado el buen sabor, se puede recurrir a los jugos y zumos naturales. Sus ingredientes aportan muchos beneficios al organismo, dentro de los cuales, se incluye: una buena hidratación y una frecuencia de micción adecuada. A continuación, te presentamos algunas recetas.

En este jugo combinamos el alto contenido de agua y fibra de la sandía, la piña y las cerezas (y por ende, sus propiedades diuréticas, depurativas y antiinflamatorias), junto con el jengibre, una especia que tiene propiedades antiinflamatorias.

Ingredientes:

  • 1/4 de sandía (300 g).
  • 1/2 vaso de agua (125 ml).
  • 1/2 taza de cerezas (50 g).
  • 2 rodajas de piña (250 g).
  • 1 trozo de jengibre fresco (10 g).

Preparación:

  • Corta las rodajas de piña en trozos pequeños.
  • Lava y escurre bien las cerezas. Seguidamente, retira los tallos y las semillas.
  • Retira las semillas de la sandía y procede a cortarla en trozos pequeños.
  • Limpia, pela y ralla el trozo de jengibre.
  • A continuación, coloca todos los ingredientes en la licuadora junto con el agua y procesa hasta obtener una mezcla homogénea.
  • Disfruta al momento.