Sana Tus Rodillas

El cartílago de rodilla desgastado puede provocar síntomas como dolor, inflamación y pérdida de movilidad. Aquí te vamos a dar algunos consejos para que disminuyas estas complicaciones. Los dolores articulares por lesión, por sobre peso y hasta por enfermedades crónicas y degenerativa, como la artritis y osteoporosis, pueden ser tratados con tratamientos naturales.

De esa manera lograras restaurar el daño causado en tus articulaciones y huesos, cosa que no logras tomando fármacos comerciales, ya que estos solo disminuyen el dolor y la inflamación. No necesitarás ser dependiente de fármacos para sentirte mejor y poder seguir con tu rutina diaria. Con este tratamiento el malestar se irá por completo y reparar los daños causados en tu sistema óseo. Toma nota de esta receta.

¿Por qué se desgasta el cartílago de rodilla?
Enfermedades como la artrosis de rodilla o lo artritis reumatoide pueden afectar el estado del cartílago de la rodilla. Este desgaste provoca fricción entre los huesos que componen la articulación, lo que causa dolor, hinchazón y dificultad para caminar.

Golpes, lesiones o exceso de actividad también pueden contribuir a este desgaste.

  1. Más vale prevenir que lamentar: Lo primero que puedes hacer para cuidar tus rodillas, y en general todas tus articulaciones, es prevenir. Haz ejercicio constantemente, toma muchos líquidos y evita el sobrepeso. La carga excesiva sobre las rodillas es uno de los principales factores que contribuyen al desgaste articular.
  2. Realiza estiramientos: Los estiramientos son fundamentales para prevenir daños en la rodilla. No importa si realizas ejercicio con regularidad o no, siempre tómate 10 minutos como mínimo para calentar y estirar. Si pasas demasiado tiempo de pie, también puedes realizar estos ejercicios de estiramiento.
  3. Aplica frío y calor: El frío es bueno para reducir la inflamación de la rodilla; el calor para mejorar la circulación sanguínea y mejorar el índice de cicatrización de los tejidos involucrados. Puedes utilizar hielo o un trapo remojado en agua caliente según sea el caso. Hazlo durante intervalos de 3 o 5 minutos hasta por media hora al día y notarás los resultados en poco tiempo.
  4. Aliméntate bien: Además de llevar una alimentación saludable para cuidar tu peso, puedes incorporar a tu dieta ciertos alimentos que ayudarán a tus cartílagos. Son tres los compuestos fundamentales que intervienen en la creación y mantenimiento de esta parte de nuestras articulaciones:

Lisina: presente en proteínas animales, el queso y los frutos secos.
Colágeno: huesos y gelatinas.
Ácido hialurónico: hígado de bacalao, atún, pavo etc.

Preparación y uso:
En una olla agrega la linaza con 4 onzas de agua y ponla a calentar para que hierva por 10 minutos. Mientras eso pasa, lava la cebolla y la patata.

Una vez la linaza se cocine por el tiempo que especificamos deja que se enfríe, para que le puedas agregar la cebolla y la patata rallada. Luego mezcla todo y con la ayuda de un paño limpio escurre la preparación. Sácale todo el líquido que tenga.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *