HERMANAS SEPARADAS DE BEBÉS SE CONOCIERON DESPUÉS DE 30 AÑOS: “NOS SENTIMOS MÁS COMPLETAS”

HERMANAS SEPARADAS DE BEBÉS SE CONOCIERON DESPUÉS DE 30 AÑOS: “NOS SENTIMOS MÁS COMPLETAS”

Se trata de dos hermanas dominicanas que fueron adoptadas por familias distintas. Al crecer, sintieron curiosidad y la voluntad de ambas logró reunirlas.

Dos hermanas que fueron adoptadas lograron conocerse. Se reencontraron después de 30 años. Ambas manifestaron su alegría en redes sociales: “Nos sentimos mucho más completas”. Una linda noticia que causa alegrías.

Las dos hermanas nacieron en República Dominicana

Por diversos motivos, la familia consanguínea no logra convivir junta. Sus integrantes se dispersan, como sucede en esta historia. Estamos hablando de dos niñas que nacieron en República Dominicana y fueron dados en adopción.

Actualmente, ambas tienen 35 y 33 años. No sabían de su mutua existencia, pero tenían algunas sospechas. Las dos recibieron información muy honesta por parte de las familias que las habían adoptado y criado.

Las dos sabían que eran adoptadas. Además, tenían fotos de sus padres biológicos. Al llegar a la edad adulta, empezaron a averiguar si tenían hermanas o hermanos. El destino ayudó a que las dos pudieran encontrarse.

Fuente: MyHerritage

SE LLAMAN LAURINDA Y AHSLEIGH

Laurinda Collado tiene 35 años y Ashleigh Brown cuenta con 33 años. Legalmente, poseen los apellidos de sus familias adoptivas. Sin embargo, ambas conocen parte de su historia. Saben que nacieron en una isla del Caribe.

Hay muchas anécdotas respecto a hijos adoptivos, pero en este caso lo sucedido parece una película. Cuando ocurre un proceso de adopción, es poco probable que la familia consanguínea se descubra y encuentre.

Sobre todo, considerando que ambas fueron adoptadas cuando eran recién nacidos. La primera en acero fue Laurinda Collado. Fue hallado en adopción por sus padres biológicos, a una familia de Connecticut, en EEUU.

Dos años después de Laurinda, nació Ashleigh Brown. Nuevamente sus progenitores optaron por dar a su descendiente en adopción. En este caso, fue una familia de Barbados la que recibió a la niña y la cuidó.

Laurinda Collado hizo su vida en Estados Unidos. Por su parte, Ashleigh Brown se mudó y se radicó en Canadá. Fue Ashleigh quien indagó haciendo un test de ADN y los resultados la acercaron a Laurinda.

ASHLEIGH LE ENVIÓ UN CORREO ELECTRÓNICO A SU HERMANA DE SANGRE

Laurinda siempre había estado buscando a sus familiares, por lo que respondió el correo de inmediato. Ella viajó a Canadá y ambas hermanas lograron verse. Entonces, pudieron conversar de sus vidas.

Laurinda contó que había logrado viajar a Dominicana para conocer a su padre. La madre de ambas había fallecido, seis meses antes de que Laurinda y Ashleigh se encontraran. Además, tuvieron un hermano que murió de 23 años.

¿Laurinda siempre estuvo buscando a su familia? Sí, ella indagó mucho y paradójicamente su hermana fue quien la encontró. Además, su padre le había dicho que tenía una hermana, también dada en adopción.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *